domingo, 6 de octubre de 2013

El sereno de la estancia el salitral

Rodrigo Valdez era el sereno de la estancia "El salitral" Según contaban los empleados del lugar, era un hombre corajudo, algunos mas atrevidos insinuaban que en sus años mozos era una luz con el cuchillo, hasta le adjudicaban algún duelo a muerte; pero nadie podía afirmarlo; porque muchas veces el tiempo se encarga de borrar viejas heridas, borronear historia y distorsionar aconteceres; lo que aun prevalecía era el respeto que Don Rodrigo despertaba en todo el personal, incluido sus patrones; pero algo estaba últimamente inquietando al veterano peón de campo, por primera vez lo vieron temeroso, algo raro sucedía por las noches en el salitral y el no lo terminaba de entender; hoy lo resolveré afirmo resuelto y reviso la carga de su revolver calibre 22 largo, saco su porrón de ginebra, tomo un sorbo y salio a la oscuridad; la luna en cuarto creciente dejaba sobre la superficie un raro destello de luz, camino en silencio rumbo a la caballeriza, desde donde provenían los ruidos, abrió la puerta, encendió la linterna y disparo dos veces a las sombras que se movían detrás de una vieja lona; sintió dos gritos desgarradores y preocupado ante lo que podían haber generados su disparos, corrió la lona, que aun humeaba en sus perforaciones; el lugar estaba totalmente vació...
Cuentan en la estancia, que al día siguiente, el hijo del patrón se marcho de la estancia llevándose a la hija del capataz, pasaron por la salita de primeros auxilios y siguieron viaje...
Derechos Registrados Autor Néstor Omar Salgado
Publicar un comentario